• Conceptos básicos

    100% Energía Renovable

  • 1

Autoconsumo

Autoconsumo

No todo el autoconsumo energético es igual, de hecho, existen diferentes tipos según si están conectados a la red eléctrica de transporte y distribución convencional o no. A continuación te contamos algunos conceptos básicos sobre los tipos de autoconsumo actuales.

Autoconsumo aislado
El autoconsumo aislado es un tipo de autoconsumo conectado con el interior de una red de consumo (una vivienda) pero sin estar conectado a la red eléctrica física. Este tipo de instalación suele encontrarse en regiones, normalmente zonas rurales de baja población y alejadas de núcleos de población, donde la red eléctrica no puede llegar tanto por tener un coste muy elevado como por una imposibilidad física (por el terreno).
Para poder garantizar un suministro eléctrico durante las 24 horas, este tipo de instalaciones es imprescindible que dispongan de baterías que acumulen y almacenen la energía generada.

Autoconsumo conectado a la red
El autoconsumo conectado a la red es un tipo de autoconsumo conectado tanto al interior de una red de consumo (vivienda) como a la red eléctrica física de transporte y de distribución. Pueden disponer de baterías para almacenar energía, y así utilizar la mayor cantidad de energía solar posible, aunque no sea imprescindible.

Las condiciones meteorológicas afectan a la generación de energía mediante los paneles solares, por eso, cuando la generación sea nula o muy baja se recurre a la red eléctrica convencional para disponer de energía.

Autoconsumo conmutado a la red de electricidad
El autoconsumo conmutado a la red de electricidad es un tipo de autoconsumo conectado de la red eléctrica y al interior de la red de distribución (vivienda). Dispone de un conmutador aparte o integrado en el inversor que conmutan la instalación solar con la de la red en 10 milisegundos que impide la conexión simultánea en ambas redes (los generadores no pueden estar trabajando en paralelo con la red eléctrica).

El conmutador otorga el estatus de aislado de la red ya que su principal función es separar (aislar) el dispositivo de la red. Las baterías de acumulación de energía son imprescindibles en este tipo de instalación.

¿Qué necesitas para conseguir el autoconsumo eléctrico?

Para poder conseguir el autoconsumo en tu hogar, lo primero que tienes que hacer es instalar un panel solar con todos sus componentes para poder aprovechar el máximo las horas de sol y amortizar la elevada inversión inicial. A continuación, encontrarás explicadas las partes esenciales de un panel solar para poder disfrutar del autoconsumo.

Paneles solares o mini-eólica
Un panel solar es un dispositivo creado para aprovechar la energía del sol. Podemos diferenciar dos tipos de paneles solares: Los paneles solares fotovoltaicos y los colectores solares. Los colectores solares se utilizan en instalaciones de energía solar térmica con la función de elevar la temperatura de un fluido mediante la radiación solar (aprovechan la energía calorífica del sol para calentar un líquido, normalmente utilizado para la calefacción o para calentar agua sanitaria).

En cambio, los paneles solares fotovoltaicos están compuestos por una serie de células solares (o fotovoltaicas) encargadas de convertir la luz que se refleja en ellas en corriente eléctrica (aprovechan los fotones presentes en los rayos solares y son los que se instalan en las viviendas para la generación de electricidad).

Batería
La batería o acumulador solar es un dispositivo capaz de almacenar y acumular la energía eléctrica generada por los paneles fotovoltaicos durante las horas de sol, para poder utilizarla durante la noche o los días de poca intensidad solar (nube, niebla...). La función principal de la batería es aportar energía eléctrica alterna en el sistema cuando los paneles solares no generan electricidad necesaria.

La batería no puede descargarse por completo, como mínimo siempre tiene que encontrarse a la mitad de la carga, por ello, se puede instalar más de una batería por una placa fotovoltaica. Y siempre tiene que mantenerse a una temperatura de entre 20 y 25 grados, mayor o menor temperatura puede dañar el correcto funcionamiento de la batería y reducir su vida útil a la mitad (unos 5 años).

Convertidor
El convertidor o inversor es un dispositivo encargado de transformar la onda de corriente continua a onda de corriente alterna (cambiando la forma, y como si los electrones modificaran su ruta). La energía producida por las placas solares no es útil por sí misma, ya que la mayoría de viviendas utilizan electricidad de corriente alterna, por eso, es imprescindible el inversor solar.

Regulador de carga
El regulador de carga es un dispositivo instalado entre el campo fotovoltaico y el campo de las baterías y está encargado de controlar el flujo de energía que circula entre ambos elementos. Este control de energía se realiza mediante la intensidad y el voltaje inyectado en la batería. El flujo de energía depende de la carga de las baterías y de la energía generada por el campo fotovoltaico.

Controla constantemente el estado de carga de las baterías para recargarlas de forma óptima y así, alargar la vida útil del mismo. Además de comprobar la entrada de corriente proveniente del panel solar, la protege de sobrecargas y sobredescargas profundas en las baterías, manteniendo la tensión adecuada de la carga que se almacena.

Conmutador
El conmutador es un interruptor de transferencia, es decir, es un dispositivo que permite cambiar de una fuente de alimentación a otra (pasa de una toma de energía a otra cuando falla la fuente de energía principal). Podría definirse también como un generador de emergencia. El conmutador puede ser automático (con el fallo de la red principal se pone en marcha) o manual (es el clásico, pero se debe mover el interruptor para que funcione).

Cómo conseguir el autoconsumo fotovoltaico

Antes de empezar con la instalación de paneles solares fotovoltaicos es necesario realizar un análisis previo para estudiar la viabilidad del proyecto. Cada vivienda es diferente a otra, y las características de la misma pueden condicionar las propiedades de los paneles solares. Aun así, en Electrolabat estamos convencidos que la energía solar será la energía renovable clave en el futuro, y por eso queremos animarte a instalarla.

¿Por qué instalar placas solares?

La energía solar ha tenido una proliferación enorme en los últimos años, y cada vez son más los usuarios que deciden invertir en este tipo de energía renovable.

Los motivos principales son:

Económico: de hecho, este es el principal. Los usuarios buscan reducir los gastos y costes económicos derivados del uso de energía, sobre todo en aquellos que tienen un alto consumo energético. Y como el precio de la luz no para de subir, el ahorro energético es cada vez mayor, se sitúa alrededor del 34%.

Rechazo a la energía tradicional: las constantes subidas del precio de la luz y las políticas energéticas están llevando su fin al oligopolio de las grandes eléctricas. El consumidor está buscando alternativas que le permitan no depender de las mismas, debido a ello, el mercado energético está cambiando en los últimos años y nuevos actores están tomando protagonismo.

Concienciación con el medio ambiente: cada vez más, la sociedad está más sensibilizada con el impacto del ser humano en el medio ambiente, por eso, la apuesta por las energías renovables es cada vez mayor. La energía solar es una de las energías fundamentales para el futuro gracias a su impacto nulo en la atmósfera y el medio ambiente.

¿Qué necesitas para la instalación?

Lo principal para poder realizar una instalación fotovoltaica es disponer del espacio necesario, es decir, disponer de un tejado propio en tu vivienda.

Tienes dos opciones para realizar la instalación: puedes contratar a una empresa especializada en la instalación de equipos de recolección, almacenaje y distribución de energía solar, o puedes hacerlo tú mismo (autoinstalación). En ambos casos necesitarás realizar una fuerte inversión inicial, aproximadamente unos 10.000 euros dependiendo del tamaño de la misma.

Con la nueva legislación (2018) los costes de instalación han descendido alrededor de un 75% y el tiempo de amortización se ha reducido a la mitad, 7 años. En tan sólo 7 años la electricidad te saldrá gratis (los paneles solares tienen una vida útil de 25 años, lo que puede suponer un ahorro de más de 3.000 euros).

La importancia de la zona donde residas y su ubicación solar
Efectivamente, la zona donde esté ubicada la vivienda y su orientación solar serán vitales para sacar el máximo rendimiento de la instalación solar. Tenemos que tener en cuenta que los paneles solares fotovoltaicos son más productivos cuando los rayos del sol chocan de forma perpendicular, por ello, la mejor orientación es de forma directa al sur. Situarlos hacia otra dirección puede suponer una reducción del 30% en la capacidad de generación de energía (ya que los rayos no chocarían perpendicularmente).

Una vez conocemos la mejor orientación, tenemos que fijarnos en el ángulo de inclinación del propio panel. Este depende de la latitud geográfica donde la hayamos instalado y de la época del año (el sol no choca igual en verano que en invierno). Cuanto mejor sea su ubicación y su ángulo de inclinación, mayor será la generación de energía eléctrica.

¿Qué ocurre con el impuesto al sol?
Con la aprobación del Real Decreto-ley 15/2018, del 5 de octubre, el impuesto al sol quedó suprimido. Por tanto, los usuarios de los paneles fotovoltaicos ya no tendrán qué hacer frente a este impuesto, uno de los mayores impedimentos en el desarrollo de la energía solar en España. Además, un año antes el Tribunal Constitucional terminó con la prohibición del autoconsumo compartido, lo que supuso un gran empujón para la energía solar, teniendo en cuenta que el 66,5% de la población española vive en comunidades de vecinos.
Con esta nueva legislación, el Gobierno ha derribado las trabas administrativas y económicas que dificultaban y obstaculizaban la implantación del autoconsumo solar.

Es rentable una instalación de autoconsumo ¿valoriza la vivienda?

El mayor problema de una instalación de autoconsumo eléctrico es que requiere una fuerte inversión en su inicio para cubrir los costes de la colocación de los paneles y los propios materiales. No obstante, una vez finalizada la instalación, se genera energía eléctrica a coste cero. De esta forma, la instalación se amortiza en menos tiempo del que parece, y una vez amortizada el ahorro en electricidad es total.
Se puede afirmar que una instalación de autoconsumo sí que es rentable, aunque no lo será de inmediato. Cada usuario debe analizar los pros y contras de contar con este tipo de elementos, aunque es la mejor solución para aquellas personas que se encuentren en disposición de realizar la inversión económica necesaria y comenzar a ahorrar en la generación de electricidad.

Además, una instalación de autoconsumo revaloriza la vivienda en caso de querer venderla en un futuro. En concreto, el Laboratorio Nacional de Energías Renovables (NREL) ha estimado que por cada euro que consigas ahorrar gracias al autoconsumo solar, el valor de la vivienda aumentará unos 20 EUR (1 EUR ahorrado = 20 EUR más en valor). Asimismo, según la comunidad en qué se encuentre la vivienda puedes disfrutar de ventajas y deducciones económicas, como por ejemplo IBI.